Primos follando

jordacheDespues de la primera vez que me cogi al amiguito de mi primito, lo convenci otra vez. Todo empezo una noche, al siguiente dia de la previa historia, cuando regularmente nos juntabamos muchos amigos para jugar juegos. Lo mas caliente de todo es que el y yo nos mirabamos con ojos como de deseo, al menos de mi parte. Actuando como si nada huebiera pasado, aunque nos mirabamos muy seguido haciendolo casi ovio que algo habia pasado. Esa adrenalina de saber que me lo habia cogido totalmente me consumia, porque el me habia hecho sentir lo que es coger. Lo mas curioso de todo es que cuando jugabamos con otros amigos el permanecia la mayoria de tiempo conmigo, el sabia lo que nos unia. Esa dia no tenia ningun arrepentimiento, estaba morrito yo, al contrario queria cogermelo una vez mas. Queria encontrar la manera y el lugar para poder otra vez disfrutar de su compania ;) . Lo que mejor me parecia es que ya lo habia hecho una vez con el, asi de que nomas necesitaba preguntarle, y estaba seguro que iva decir que si, nomas necesitaba buscar un lugar vacio para ir.

Mientras jugabamos a carreras de cargar en la espalda con nuestros otros amigos, yo no le habia mencionado nada, solo lo cargaba en mi espalda bien feliz de la vida, jugando carreras con mis otros amigos. No ganabamos pero nos divertiamos mucho los dos, y yo estaba mucho mas seguro que iva a aceptar porque lo estaba cargando en mi espalda despues de que el me lo pidio. Despues se me ocurrio decirle en voz baja mientras jugabamos, “Hey Robertito, quieres otra vez?”. El se quedo callado por un ratito y claro que ya sabia de lo que le hablaba. Me dijo despues “bueno pues, pero donde?”. Dije yo despues “aca abajo, vamos”.
Yo les dije a mis amigos que ya no queria jugar, ellos ni cuenta se dieron porque estaban bien divertidos. Entonces nos fuimos los dos hacia el lado oeste de la calle. En una esquina habia una casa que estaba bajo construccion, estaba completa como a la mitad. No tenia puertas, solamente una cubierta de alambre de cuadros en la puerta principal, muy oscura de adentro eso si.

Ivamos los dos, y nos aseguramos

que nadie nos viera entrar, pero esa parte de la calle estaba muy oscura asi es de que ni se veia mucho. Entre rapido por un lado de la puerta de alambre, el me seguia. Yo estaba bien caliente, mucho mas sabiendo que ahi ivamos a estar los dos solos. Caminabamos por uno de los pasillos y el me pregunto “donde? aqui?”, “no esperate mas para adentro”, y nos dirijimos a uno de los cuartos de la casa. Ahi no hice esperar nada, aunque no habia lugar donde sentarnos o sentarme ;) . Lo que hice fue agarrar unos ladrillos y hacer una torrecita para poder sentarme. Despues me sente, el parado enfrente de mi, le dije “aqui no?” el dijo “bueno, aqui entonces”. Luego me desabroche el pantalon, y me baje el sierre y me baje los pantalones a media pierna para abrir un buen espacio para sentirlo.

Al ver eso el immediatamente se bajo sus

pantaloncitos y sus calzones y se puso en frente de mi, habia mucha oscuridad pero podia ver su lindo culito como si fuera ayer. “Sientate Robertito” le dije con una calentura. No le necesite de decir dos veces, cuando el se empezo a sentar encima de mi, mientras yo sentado encima de los ladrillos ansioso de sentirlo otra vez. Yo con mi verga parada de fuera ansiando ese chiquillo que me enseño lo bonito del placer. Esta vez el se sento muy rapido encima de mi que ni si quiera me di cuenta si habia habido penetracion, sentia mi pene entre sus nalguitas pero nada mas. Sus nalguitas calentaban mis piernas, y mi pene anidado entre ellas, mientras olia el aroma de su pelo. Mi pene no estaba totalmente parado, pero mientras sentia lo calientito de su culito, se me paraba mas y mas. El crecimiento de mi ereccion me ayudo a penetrarlo, porque mientras

mas grande se hacia, mas curiosidad tenia por moverlo encima de mi. Mientras el estaba sentado sobre mi, sentia lentamente como lo penetraba.

Me acuerdo muy bien que con mis manos le abria sus nalguitas mientras lo penetraba mas y mas, duro pero seguro.

Esta vez pude sentir todo mi pene adentro de su resbaloso y duro culito, y el lo sentia tambien pero no se quejaba mucho, solo pujaba muy levemente, pero de que le gustaba le gustaba. Ahi estabamos los dos, el sentado sobre mi pene, con sus manos en sus piernas, y sus piernas crusadas sobre las mias; Yo sentado encima de los ladrillos, con todo su peso sobre mi, mis manos sosteniendo y moviendo su cintura de lado a lado. De tan exitado que estaba llegue a respirar un poco mas alto, y le pregunte “Te gusta Robertito?”, y el me respondio con un sonido leve de boca indicando que si.

Era algo bonito sentir a Robertito por segunda vez, y lo mejor de todo es que estaba conmigo porque el queria y aparte le gustaba lo que haciamos.

Despues me pregunto “Me quito la camisa?”, yo creo que penso que me estaba estorbando o algo, o yo creo que estaba pero caliente y no aguanto mi calor. Su camisa si me estorbaba porque no podia ver nada de su culito y mi pene cuando me inclinaba para atras. “Si, quitatela mejor” le dije yo. Se la quito en menos de dos segundos y la puso en el suelo. Ahora cuando me inclinaba podia vez su lindo culito aplastandome el pene, aunque mi pene no lo podia ver porque el lo cubria todo. Eso me exitaba muchisimo, y tenia tantas ganas de que el me la tocara y me la jalara. Asi es de que decidi preguntarle mientras me lo cogia “Me la quieres jalar?” le dije ansioso. El despues de un ratito dijo “No” muy suavemente. “porque no?” le pregunte yo, y el no decia nada solo que no algunas veces. Le pregunte varias veces y me nego, ya me lo estaba cogiendo, que mas confianza podia haber?!!. Nunca he podido entender porque no quizo, si ya estabamos haciendo lo mas extremo. No le insistie y respete su decision, y solo seguimos cogiendo los dos ahi callados. Estubimos asi por como una media hora, nomas disfrutando del sexo;

el disfrutando mi pene, y yo de su rico culito, hasta que anochecio mas todavia y el cuarto se lleno de mucha oscuridad.

No se si le dio miedo seguir ahi en la oscuridad, y me dijo “ya esta muy oscuro aqui”, me di cuenta de que ese cuarto ya no le habia agradado por tanta oscuridad. “Vamos para donde hay luz, si quieres” le dije, el me dijo “bueno”. Se empezo a levantar de por encima de mi, sentia suavemente mi pene salir de su anciente oyito, hubiera preferido quedarme ahi con el por otro buen rato. Despues de que totalmente se levanto, mi pene estaba todavia duro y palpitando, lo mas curioso es que tenia el olor de su lindo culito. Ese olor que no voy a olvidar. Lo malo era que nos tubimos que levantar, lo bueno que era nomas para cambiar de lugar. El se subio los calzonsitos y los pantalones, pero no los ajusto ni nada, solo suficiente para poder caminar, y se puso su camisa; yo me subi los pantalones tambien. Caminamos hacia un pasillo donde entraba la luz de la luna claramente, como el techo no estaba terminado. Me sente en un escalon y me abri el pantalon como antes para sacarme mi ansioso pene. Al ver que me sente se metio entre mis piernas mientras miraba hacia el mismo lado que yo, con sus pantalones y sus calzoncitos en sus pies. Ahi estabamos, yo sentado ansiandolo otra y otra vez, y el parado en frente de mi entre mis piernas con su culito volteando hacia mi, listo nomas para sentarse encima de mi.

Al ver que se quedo asi por un ratito, le dije “sientate”, el amablemente me hizo caso y se sento encima de mi muy rapido, no lo habia penetrado pero no me importo esta vez, porque sus nalguitas se sentian tan calientitas, y mas en esa noche fria. Mi pene estaba mas suave que antes, pero podia sentir con claridad mi pene acostado entre la rayita de su delicioso culito. Lo que hice despues fue sujetarle sus piernas y moverme para enfrente y para tras, para enfrente y para tras. Mi habia salido con lo mia de todos modos, el no quizo jalarmela con sus manos pero su culito hizo el trabajo. Sentia tan rico en esos momentos que duramos asi como unos cinco minutos. En ese tiempo los dos nos canzamos y estabamos sudando poquito. Se me ocurrio preguntarle que si se dejaba coger parado, y le pregunte “quieres hacerlo parado?”, el dijo casi immediatamente que si. Se levanto de por encima de mi, y me pare yo con mis pantalones a los pies, y mis calzones solo un poco bajados.

Le dije “recargate en esa pared”, el se recargo con culito un poquito sacado hacia mi. Ahi estaba lo unico que tenia que hacer era atinarle porque no se veia tanto como antes por la oscuridad. Me incline y como era el mas bajo que tube que tratar de inclinarme mas para poder alcanzar su culito sin caerme, era casi un reto. Yo trataba de sostenerme de la pared con las dos manos como el, y mi pene lo juntaba nomas entre sus nalguitas, no huvo penetracion, pero trataba de sentirlo mas y mas. No sabia mucho sobre el sexo en ese tiempo como esta muy chiquito tambien, sino lo hubiera disfrutado mas y mejor. Pero en ese tiempo con eso me bastaba, nomas metersela. Estube ahi sobandole su culito con mi pene, los dos parados ahi como por unos siete minutos hasta que me canse de estar parado y un poquito agachado, ya me empezaba a doler la espalda. Luego le dije “ya me canse, mejor nos sentados, no?”, y el dijo despues “bueno”. Los dos cansados, dejamos de estar ahi parados y me sente otra vez en el escalon, y el se sento muy cansado arriba de mi. Se sento muy rapido otra vez, pero estabamos tan exhaustos los dos, que mejor asi nos quedamos nomas, descansando.

Yo descansando en el escalon, y el descansando encima de mi. Ya era tarde, y me dijo “tenemos que irnos, ya es tarde”, despues le dije yo “otro ratito mas, quiero descansar un rato aqui contigo”, el me dijo “otro
ratito, mas entonces”. Estubimos
ahi como por unos diez minutos, con el en mis piernas con su culito encima de mi pene, ahi nomas platicando de cosas de los juegos mecanicos que habia en el centro de nuestro pueblo. Me contaba lo mucho que queria que sus papas lo llevaran. Solo hablabamos de cosas asi. Despues me dijo “ya vamonos”, y dudosamente le dije “oh bueno, ya vamonos”. Se subio sus calzones y sus pantalones, y yo tambien; y nos fuimos. Esa fue la ultima vez que me lo cogi :angry: . Despues no tube oportunidad porque sus papas no lo dejaban jugar ya mucho, asi es de que crecimos alejados, pero estoy bien seguro que el todavia se acuerda, aunque no es jotito ni nada. Siempre se hacen unas locuras cuando esta uno morrito, esa fue una de la mias, la verdad no me arrepiento. Esperen mi otro relato con el que si la hago con mi primito.

Mas porno similar

Comments

Leave a Reply